ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

viernes, 16 de mayo de 2014

MES DE MAYO A NUESTRA MADRE: DIA 13



Prodigioso y admirable 
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.


Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve; 

Nubecilla etc.



Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;

Nubecilla etc.



Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;

Nubecilla etc.



Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;

Nubecilla etc.



Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;

Nubecilla etc.



Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve; 

Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.



V. Ruega por nos, santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

REFLEXIÓN

Nos reunimos, casi a mediados del mes de mayo, para seguir cantando y festejando la gloria del Señor, ayudados por Santa María.
El mayor gusto que podemos dar a una madre es, precisamente, ser buenos hijos siguiendo las huellas que ella nos deja para no confundirnos y alcanzar la felicidad de María.
La Pascua, entre otros sabores, dejó en el paladar de María, el gusto por la Resurrección. La pena se convirtió en gozo en la mañana de Pascua; la tristeza se trastornó en alegría, ante el sepulcro vacío; el color negro dio a la blancura pascual, por la presencia de Jesús Resucitado.
Y es que, el gusto de María, fue dar gusto en todo a Dios. Todo lo quiso hacer bien. Sin demasiado ruido pero con certeza; con humildad pero con lo necesario; con obediencia pero conscientemente.
Hoy, ante Santa María, nos podríamos preguntar:
¿Damos gusto a Dios en algo?
¿Es para nosotros un gusto, creer y esperar en Dios?
¿Gustamos y disfrutamos -desde ahora- con el fruto de la Pascua que es la resurrección futura?
La insipidez es esa sensación de que "algo falta" en el café de nuestra vida cristiana. Hay que cogerle gusto al evangelio y al seguimiento a Jesús. No podemos dejarnos vencer por una insulsez que nos aparta del placer por las cosas de Dios.
Hoy, ante María y en este mes de mayo, dejamos este azucarero. Que nuestra Madre, María, nos ayude a gustar la presencia de Dios en nuestros días y, también, a dar gusto a Dios con nuestras obras y palabras.

ORACIÓN

QUIERO SER AZÚCAR
Que dé dulzura en medio de la amargura
Que sazone las situaciones 
enquistadas por el odio
Que facilite la paz y la armonía
QUIERO SER AZÚCAR, MARIA
Diluyéndome para dar sabor a este mundo
Diluyéndome para que Dios sea tomado a pequeños sorbos
Diluyéndome para que Jesús sea más conocido
QUIERO SER AZÚCAR, MARIA
Y que el mundo, de esta manera, sea menos soso
Alcance el punto de la dulzura que el cielo nos propone
Adquiera el aroma de un buen postre divino
QUIERO SER AZÚCAR, MARIA
Para que, como en tu hogar,
nunca falte lo imprescindible frente a lo necesario
Para que, como en tu casa,
no esté ausente la delicadeza frente a lo tosco
Para que, como en tu hogar,
exista la cortesía para Dios que llega
QUIERO SER AZÚCAR, MARIA
Para que otros hombres conozcan el gusto de ser hijos de Dios
Para que se deleiten comiendo la Eucaristía
Para que, la Palabra, sea delicia
antes y después de cada jornada
QUIERO SER AZÚCAR, MARIA
Y, cuando Dios me falte, por lo que sea
vaya corriendo al mostrador del cielo
y, por la oración y la contemplación,
encontrarla y poder comprarla.
Amén.

SALUTACIONES

1ª. Madre mía del Carmen, bendita seáis; los serafines, los santos y los justos os llenen de alabanzas, porque me habéis dado vuestro Escapulario. Dios te salve, María, etc.

2ª. Madre mía del Carmen, bendita seáis; los serafines, los santos y los justos os llenen de alabanzas, porque con vuestro Escapulario sois salud de mi alma. Dios te salve, María, etc.

3ª. Madre mía del Carmen, bendita seáis; los tronos, los santos y los justos os llenen de alabanzas, porque con vuestro Escapulario me protegéis contra todos los peligros.Dios te salve, María, etc.

4ª. Madre mía del Carmen, bendita seáis una y mil veces; las dominaciones, los santos y los justos os llenen de alabanzas, porque con vuestro Escapulario me defendéis de las tentaciones del enemigo. Dios te salve, Maria, etc.

5ª. Madre mía del Carmen y Reina de mi corazón, bendita seáis; los querubines, los santos y los justos os llenen de alabanzas, porque con vuestro Escapulario sois la paz y la alegría de mi alma. Dios te salve, María, etc.

6ª. Madre mía del Carmen, bendita seáis; los arcángeles, los justos y los santos os llenen de alabanzas, porque con vuestro Escapulario me habéis hecho especialísimo hijo vuestro. Dios te salve, María, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.