ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

viernes, 10 de junio de 2016

ÉXITO ROTUNDO DE LA SOLIDARIDAD ILURQUENSE.


Pasó una semana de la celebración del día de la Cruz, y continuaron recogiendo alimentos en la Casa Hermandad de San Rogelio. El grupo del Rosario, y miembros de la Hermandad, se pusieron manos a la obra de recontar todo lo ofrecido, y de elaborar las bolsas de alimentos para las familias, que desde el Servicio de Cáritas, habían solicitado esta ayuda.

Ha sido todo un éxito del corazón, de la fe, de la solidaridad, y de querer que la misericordia se viva desde las obras, y no solo de palabras.

Agradecemos a todas las personas que han colaborado con alimentos, que levantaron la cruz solidaria, y que lo prepararon todo, para que muchas familias de nuestro pueblo, recibieran esta ayuda.

Y enhorabuena a la Hermandad por esta iniciativa.


13 DE MAYO...MARÍA VINO A FÁTIMA A LLEVARNOS A DIOS


Como cada año, llegado el 13 de Mayo, es venerada la imagen de la Virgen de Fátima, que llegó a nuestro Templo, en los años 50, después de la Visita de la Virgen Peregrina de Fátima.

Durante muchos años, presidió el Mes de Mayo en nuestra comunidad, luego alternativamente con la imagen de la Inmaculada Concepción, pero nunca falta su presencia, en este día, que recordamos su visita a los tres pastores, recordándonos, que sin Dios, nuestra vida carece de sentido, y vamos como perdidos, al rumbo de nuestros deseos, sin darnos cuenta, de que somos una gran familia, que los unos nos debemos de preocupar por los otros, y construir entre todos el Reino de Dios.

“El Cielo se abrió sobre Portugal, como una ventana de esperanza que Dios abre cuando el hombre le cierra la puerta, para restaurar en la familia humana los vínculos de solidaridad fraterna basados en el reconocimiento recíproco del mismo y único Padre". 

Las palabras de la Señora, un 13 de Mayo de 1917 aún siguen vigentes, y aún siguen siendo actuales, pues todo lo que le está sucediendo a la Iglesia, tanto a nivel interno como la persecución de cristianos en el mundo, ya lo había anunciado nuestra Madre a estos tres pastorcillos.

Hoy Fátima, nos invita a cogernos de la mano de la Virgen, a rezar junto a Ella, a no dejar los sacramentos, a vivir en un clima de oración y penitencia, pidiendo la fuerza y la ayuda de Dios.

Nosotros, desde nuestra comunidad parroquial, nos unimos a la celebración de esta fiesta mariana, nos consagramos al corazón inmaculado de María, y le pedimos, que sostenga a su Iglesia, a los sacerdotes, a todos los cristianos, para que unidos a Cristo, podamos superar estos momentos tan difíciles en todos los aspectos.

Es lo que hicieron nuestros mayores, que confiados en Dios y en la Virgen, nos comunicaron una fe valiente, un amor sincero, que hoy a todos nos empuja hacia adelante. 

La Virgen en esta etapa de la historia de la Iglesia, está ejerciendo su papel de Madre, de ejemplo, de discípula, para que los cristianos, que estamos pasando por tantas dificultades, de todo tipo, porque no sólo la economía marcha mal, sino que todo está en crisis, los valores, la fe; podamos agarrados de su mano, mantenernos firmes en la esperanza y en la confianza en el Señor.

Y hoy en día, incluso los que miraban con recelo las apariciones de nuestra Señora, se dan cuenta, que todas ellas son, ese balcón a la esperanza del cielo, cuando los hombres hemos cerrado todas nuestras puertas a Dios.

Es tiempo de oración, nos lo decía la misma Virgen. Hay que orar, y orar con el corazón, no sólo repetir unas palabras de forma monótona, sino sentirlas con el corazón. 

Que cada uno busque la forma mejor que se adapta a su ritmo de vida, pero nadie debiéramos dejar de orar, de rezar, de hacer penitencia.

Son muchos los cristianos que en el mundo, están siendo perseguidos, asesinados por su condición de cristianos. Y en otros lugares, sin perseguirles de forma directa, si están procurando, que la gente no tenga fe, que la gente se aparte de la Iglesia.

Pidamos a la Virgen, que con nuestra oración, que con nuestra confianza en el Señor, demos testimonio ante los demás, que para nosotros, Dios es el centro y lo más verdadero de nuestra vida.

Y ante las dificultades, no tengamos miedo, no pensemos, que perdemos el tiempo cuando hablamos del Señor o de la Virgen a alguien…a Jesús tampoco le creyeron todos…y a pesar de todos los obstáculos, la Iglesia se ha mantenido hasta ahora.

Las palabras de Jesús hoy en el Evangelio, nos tienen que llenar de esperanza: si le amamos, somos enviados a transmitir ese amor a los demás, a comunicar nuestra fe, a vivir llenos de esperanza, por muy adversas que sean las circunstancias que nos encontremos.

Lo que actualmente vivimos, ya se lo adelantó la Virgen a los tres pastorcillos.

Ellos en el primer secreto, tuvieron una visión del infierno, es decir, de lo que ocurre en el alma del ser humano, cuando se niega a la presencia de Dios…y sus consecuencias son lo que ellos describen en el segundo secreto…las guerras, las dictaduras, las persecuciones…y Ella nos dice, que la oración, y vivir la fe auténticamente, frecuentando los sacramentos, viviendo de la Palabra de Dios, y con el arma más fuerte que tenemos contra el mal los cristianos, que es el rosario…nada esta predestinado, todo puede cambiar.

En el tercer secreto, se describe, cómo la sangre de los mártires en la Iglesia, será semilla de una nueva vuelta a Dios, porque al final, Cristo reinará sobre el mundo, a pesar de las guerras, a pesar del mal que cubrirá los corazones, por alejarnos de Dios…ese es el verdadero castigo, no un castigo que Dios nos envía, no,…es un castigo que nosotros nos infligimos a nosotros mismos…pues cuánto más nos alejamos de Dios, más nos dejamos llevar por nuestros deseos, por nuestros intereses, sin importarnos el sufrimiento de los demás…somos capaces de pisar al hermano, con tal de conseguir lo que queremos. 

Solo hay que mirar cada día las noticias, y ver asesinatos, violaciones, atentados, matanzas…ese es el castigo que nosotros nos imponemos por alejarnos de Dios, por no querer a Dios en nuestra vida.

Vivamos como la Virgen nos pide en Fátima, y todo puede cambiar…lo que Ella nos anuncia, está pendiente de nuestro propio cambio…
comencemos por cambiar nosotros, y poco a poco el mundo también cambiará.

Pidamos hoy a la Virgen, que realmente su Inmaculado Corazón, oriente la vida de todos los seres humanos, al encuentro personal con Dios en el mundo.
   




ENCUENTRO DE ADORACIÓN, DE LA MANO DEL P. ELISEO.



Domingo 8 de Mayo. Desde muy temprano, puesto en pié, celebrábamos primeras comuniones en nuestra comunidad parroquial, y todo lo que esta celebración supone. 
Comenzaron algo después de las doce de la mañana. Estábamos cerrando la puerta del Templo Parroquial, cerca de las tres de la tarde, después de haber recogido, ordenado y dejado todo en su sitio, todo lo que supuso este momento de fiesta para todos, pues no hay fiesta mayor que ese encuentro personal con Cristo en la Eucaristía. 

Después nos reunimos en familia para celebrar el cumpleaños de mi madre, Cloti, el mayor tesoro junto a mi padre, que Dios nos dió a mi hermana y a mí. Y después de relajarnos un poco en el sillón...en medio de la lluvia, que caía intensamente, junto a mi Párroco, tomamos dirección, hacia Alicún de Ortega. 

Con el móvil en mi mano, calculamos la ruta, los kilómetros y el tiempo necesario...nos esperaban unos 130 Km, y casi dos horas de viaje. Llovía a cántaros, pero lo que no me imaginaba, es que la noche, íba a llover a cántaros el amor y la presencia del Señor. 

Al salir de la autovía para incorporarnos a la nacional que lleva a Alicún, descubrimos paisajes que nos sorprendieron, porque pasabas de una tierra fértil en olivos y casi una vega, a zonas en las que el paisaje del desierto, parecía ocuparlo todo, como tu propia vida: momentos de júbilo, de mucho fruto, de parecer que vas a conquistar el mundo con sólo proponértelo, y momentos de desierto, de sequedad, de maduración, de darte cuenta que si sólo cuentas con tus propias fuerzas, el mundo te conquista a tí. 

Pasamos por Villanueva de las Torres, Dehesas de Guadix, para ya desembocar en Alicún. 

Y al aparcar en la puerta del primer bar que vimos, en lo que consideramos el comienzo de la Plaza principal, aunque no ponía ningún letrero que indicara dónde estaba la Parroquia, la mirada tierna, profunda y llena de fe, de San Juan Pablo II, que está en uno de los laterales del Templo Parroquial, parecía que era la luz que te indicaba a dónde te debías encaminar. 

En la puerta unas jóvenes, mientras que misioneros de la misericordia, íban metiendo en el Templo lo que necesitaban de megafonía y demás, para una noche, indescriptible. 
Al entrar en el Templo, llama tu atención la imagen de la Virgen de Fátima, franqueada por los tres pastorcillos, en su Camarín del Presbiterio, en esa actitud orante, que es una invitación a centrar nuestra mirada en Jesús Eucaristía, que en el Sagrario nos está esperando. 

Sabor popular del Templo, actitud muy respetuosa de todas las mujeres que se encontraban en él. Y mientras nos dirigíamos a algunos de los primeros bancos, con la mirada ibas reteniendo cada una de las imágenes, que mostrándonos el amor de Jesús en su Pasión y muerte, acompañado de María Santísima, y de San Juan, y bajo la mirada atenta de San Miguel Arcángel, todas te dirigían, al Amor de los Amores... 

Fuimos compartiendo en silencio, desde el tercer banco, el montaje de los altavoces, la llegada de Gladys, la llegada del Padre Eliseo, y cómo todo se disponía, para la Adoración, la Alabanza, la oración. 

Se fueron apagando luces del Templo, quedaban las seis velas que oraban junto a la Custodia, la luz de la Virgen de Fátima, y alguna más en los laterales del Templo...pero una LUZ brilló con toda su intensidad, una LUZ que lo inundaba todo, que llegaba a todos, que traspasaba todo...y Gladys comenzó cantar..."No adoraréis a nadie más que a Él"...no era voz humana, era voz angelical, voz del alma, voz que dejaba fluir los sentimientos, las inquietudes de los que allí estábamos. Esa voz, sólo escucharla, hacía aún más cercana, la presencia de todo un Dios, que en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, venía a nuestro encuentro. 

Y el Padre Eliseo, de rodillas todo el tiempo, a los pies del altar, a los pies de la Custodia, mirándole fijamente a Él, parecía que en diálogo íntimo con Él, íba presentándole, las angustias, los anhelos, la oración personal de cada uno, mientras que a la vez, daba respuesta con su palabra consoladora, con el amor que brotaba de Él, a cada uno, sin necesidad de preguntar, sin casi ni esperar la respuesta. 
Y el tiempo pasó volando...era como si te hubieras introducido en una cápsula del tiempo, en la que todo se hubiera detenido, mientras que el ritmo a su alrededor siguiera su pauta continua. 

Cuando el Padre comenzó a bendecir a los presentes, señal de que con la Reserva, pronto terminaría esa alabanza tan personal y a la vez comunitaria, tan profunda y a la vez tan visible, tan llena de unción y a la vez, tan íntima, era como si la misma presencia del Señor, se derramara desde tu cabeza, por todo tu cuerpo. ¿Cómo poder explicar todo?. ¿Cómo no querer volver a vivir dicha experiencia?. 
Los aplausos al Señor, ponían el broche de oro, a una noche, que con Su presencia se hizo de día, a una adoración, que fué realmente unión plena con Él. Casi hubo que pellizcarse para comprobar que no habíamos estado en un sueño, del que no queríamos despertar. 
Hablar con Gladys, con su hermanos, con los misioneros que nos atendían en la puerta del Templo. Hablar con el Padre, era hablar con quién desde la sencillez y la humildad de su vida, palpitaba a Dios, derrochaba el amor de Dios, comunicaba la ternura de Dios. 

El camino, que de ida pareció un poco largo, apenas lo notamos a la vuelta...y eso que llegamos sobre las una de la madrugada...pero reproduciendo la voz de Gladys en los CDs que nos traíamos, y volviendo a rumiar, todo lo vivido, y las palabras con el Padre...casi en un abrir y cerrar de ojos, estábamos de vuelta en el pueblo. 
Gracias, Señor, por una noche, difícil de olvidar, y con muchas ganas de volver a vivir.






LOS IMPOSIBLES NO EXISTEN, CUANDO LA FE LOS PERSIGUE



El 8 de Mayo, fue la fecha elegida por D. Juan Carlos Burgueño, Párroco de Brácana, para inaugurar el nuevo Templo Parroquial, fruto del esfuerzo de todo un pueblo, que aunque pequeño, nos ha mostrado las mejores enseñanzas de unidad a los pueblos más grandes; fruto de la ilusión de un Párroco, que no ha dejado de mover cielo y tierra, para que las aspiraciones de su pueblo por tantísimos años, pudieran hacerse ya realidad.

Con la asistencia de todo el pueblo, con autoridades locales, Hermandades y Cofradías del Poniente, y el coro rociero de Brácana, se iniciaron unos momentos, que han quedado grabados en el corazón de todos los bracaneros, y que inician una nueva página en su historia. Todo lo que se propongan lo lograrán, pues la fe y la unidad en Brácana es insuperable.

Desde nuestra página les damos la enhorabuena, y sólo podemos terminar diciendo:

¡¡¡Viva la Virgen de las Mercedes!!!
¡¡¡Viva la Madre de Dios!!!
¡¡¡Viva Brácana!!