ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

viernes, 10 de junio de 2016

13 DE MAYO...MARÍA VINO A FÁTIMA A LLEVARNOS A DIOS


Como cada año, llegado el 13 de Mayo, es venerada la imagen de la Virgen de Fátima, que llegó a nuestro Templo, en los años 50, después de la Visita de la Virgen Peregrina de Fátima.

Durante muchos años, presidió el Mes de Mayo en nuestra comunidad, luego alternativamente con la imagen de la Inmaculada Concepción, pero nunca falta su presencia, en este día, que recordamos su visita a los tres pastores, recordándonos, que sin Dios, nuestra vida carece de sentido, y vamos como perdidos, al rumbo de nuestros deseos, sin darnos cuenta, de que somos una gran familia, que los unos nos debemos de preocupar por los otros, y construir entre todos el Reino de Dios.

“El Cielo se abrió sobre Portugal, como una ventana de esperanza que Dios abre cuando el hombre le cierra la puerta, para restaurar en la familia humana los vínculos de solidaridad fraterna basados en el reconocimiento recíproco del mismo y único Padre". 

Las palabras de la Señora, un 13 de Mayo de 1917 aún siguen vigentes, y aún siguen siendo actuales, pues todo lo que le está sucediendo a la Iglesia, tanto a nivel interno como la persecución de cristianos en el mundo, ya lo había anunciado nuestra Madre a estos tres pastorcillos.

Hoy Fátima, nos invita a cogernos de la mano de la Virgen, a rezar junto a Ella, a no dejar los sacramentos, a vivir en un clima de oración y penitencia, pidiendo la fuerza y la ayuda de Dios.

Nosotros, desde nuestra comunidad parroquial, nos unimos a la celebración de esta fiesta mariana, nos consagramos al corazón inmaculado de María, y le pedimos, que sostenga a su Iglesia, a los sacerdotes, a todos los cristianos, para que unidos a Cristo, podamos superar estos momentos tan difíciles en todos los aspectos.

Es lo que hicieron nuestros mayores, que confiados en Dios y en la Virgen, nos comunicaron una fe valiente, un amor sincero, que hoy a todos nos empuja hacia adelante. 

La Virgen en esta etapa de la historia de la Iglesia, está ejerciendo su papel de Madre, de ejemplo, de discípula, para que los cristianos, que estamos pasando por tantas dificultades, de todo tipo, porque no sólo la economía marcha mal, sino que todo está en crisis, los valores, la fe; podamos agarrados de su mano, mantenernos firmes en la esperanza y en la confianza en el Señor.

Y hoy en día, incluso los que miraban con recelo las apariciones de nuestra Señora, se dan cuenta, que todas ellas son, ese balcón a la esperanza del cielo, cuando los hombres hemos cerrado todas nuestras puertas a Dios.

Es tiempo de oración, nos lo decía la misma Virgen. Hay que orar, y orar con el corazón, no sólo repetir unas palabras de forma monótona, sino sentirlas con el corazón. 

Que cada uno busque la forma mejor que se adapta a su ritmo de vida, pero nadie debiéramos dejar de orar, de rezar, de hacer penitencia.

Son muchos los cristianos que en el mundo, están siendo perseguidos, asesinados por su condición de cristianos. Y en otros lugares, sin perseguirles de forma directa, si están procurando, que la gente no tenga fe, que la gente se aparte de la Iglesia.

Pidamos a la Virgen, que con nuestra oración, que con nuestra confianza en el Señor, demos testimonio ante los demás, que para nosotros, Dios es el centro y lo más verdadero de nuestra vida.

Y ante las dificultades, no tengamos miedo, no pensemos, que perdemos el tiempo cuando hablamos del Señor o de la Virgen a alguien…a Jesús tampoco le creyeron todos…y a pesar de todos los obstáculos, la Iglesia se ha mantenido hasta ahora.

Las palabras de Jesús hoy en el Evangelio, nos tienen que llenar de esperanza: si le amamos, somos enviados a transmitir ese amor a los demás, a comunicar nuestra fe, a vivir llenos de esperanza, por muy adversas que sean las circunstancias que nos encontremos.

Lo que actualmente vivimos, ya se lo adelantó la Virgen a los tres pastorcillos.

Ellos en el primer secreto, tuvieron una visión del infierno, es decir, de lo que ocurre en el alma del ser humano, cuando se niega a la presencia de Dios…y sus consecuencias son lo que ellos describen en el segundo secreto…las guerras, las dictaduras, las persecuciones…y Ella nos dice, que la oración, y vivir la fe auténticamente, frecuentando los sacramentos, viviendo de la Palabra de Dios, y con el arma más fuerte que tenemos contra el mal los cristianos, que es el rosario…nada esta predestinado, todo puede cambiar.

En el tercer secreto, se describe, cómo la sangre de los mártires en la Iglesia, será semilla de una nueva vuelta a Dios, porque al final, Cristo reinará sobre el mundo, a pesar de las guerras, a pesar del mal que cubrirá los corazones, por alejarnos de Dios…ese es el verdadero castigo, no un castigo que Dios nos envía, no,…es un castigo que nosotros nos infligimos a nosotros mismos…pues cuánto más nos alejamos de Dios, más nos dejamos llevar por nuestros deseos, por nuestros intereses, sin importarnos el sufrimiento de los demás…somos capaces de pisar al hermano, con tal de conseguir lo que queremos. 

Solo hay que mirar cada día las noticias, y ver asesinatos, violaciones, atentados, matanzas…ese es el castigo que nosotros nos imponemos por alejarnos de Dios, por no querer a Dios en nuestra vida.

Vivamos como la Virgen nos pide en Fátima, y todo puede cambiar…lo que Ella nos anuncia, está pendiente de nuestro propio cambio…
comencemos por cambiar nosotros, y poco a poco el mundo también cambiará.

Pidamos hoy a la Virgen, que realmente su Inmaculado Corazón, oriente la vida de todos los seres humanos, al encuentro personal con Dios en el mundo.
   




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.