ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

martes, 5 de julio de 2016

FESTIVIDAD DE NUESTRA MADRE DEL PERPETUO SOCORRO


El 27 de Junio, la Iglesia aclama a María, como Perpetuo Socorro del Pueblo de Dios, del Pueblo cristiano. La iconografía de esta devoción mariana, está muy extendida, especialmente por la labor de los Redentoristas, que llevan muy a gala, tener a la Virgen del Perpetuo Socorro por Madre.

En nuestra comunidad Parroquial, desde que está nuestro Párroco, D. José Luis, todos los años hacemos memoria de esta celebración. En esta ocasión, ha presidido la celebración, una imagen, propiedad de Virginia Tejero, que tenía interés en que fuera bendecida, ya que había sido abandonada, y ella la había rescatado. En la Eucaristía del Domingo, dimos gracias a Dios, por el don que nos ha hecho al entregarnos a María por Madre, y porque en Ella, encontramos el mejor espejo de todas las virtudes, en el que deberíamos reflejarnos.


Socorro sois perpetuo:
Venid pues, os imploro,
Venid a mi socorro,
Oh Madre de Bondad.

Oíd, ¡Oh Virgen Pura!
Las preces fervorosas,
Que suben amorosas
A vuestro santo altar.

Venid a mi socorro,
Oh Madre de bondad.
Manchado por la culpa,
La frente doblo y lloro,
A vuestros pies imploro
Clemencia y caridad.- Venid…

Al alma descuidada
Librad de la tibieza,
Y dadle con presteza
Fervor en la piedad. – Venid…

En este triste valle,
Del padecer cansado,
Os pido, desdichado,
Consuelo celestial. - Venid…

Si ruge la tormenta,
Si mi virtud declina,
Estrella matutina,
Mis fuerzas alentad. – Venid…

A vuestro fiel devoto
Dad ánimo constante,
Su paso vacilante
A la virtud guiad. - Venid…

A mi voluble pecho
Librad de la flaqueza;
Prestadle fortaleza,
Que viva sin pecar. – Venid

En la postrera lucha,
Con la terrible muerte,
Feliz será mi suerte
Si logro yo exclamar. Venid…

En la prisión del fuego,
Sed dulce Redentora:
Mis penas, gran Señora,
Dignaos aliviar.- Venid…

Me sea permitido
Oh madre tan querida,
Por tierna despedida,
Cantaros sin cesar.
Venid a mi socorro
Oh Madre de bondad.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.