ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

sábado, 17 de mayo de 2014

CONDENADA EN SUDÁN A MORIR EN LA HORCA, TRAS RECIBIR 100 LATIGAZOS, POR HABERSE CONVERTIDO AL CRISTIANISMO.


Mariam Yahya Ibrahim, una mujer embarazada de 27 años, ha sido acusada de «adulterio» y «apostasía» tras abandonar el islam y casarse con un hombre cristiano.

Mariam Yahya Ibrahim, una mujer sudanesa de 27 años, fue condenada este jueves a morir en la horca tras haberse convertido al cristianismo y negarse a volver al islam, según confirmaron fuentes judiciales.

A la joven, que se encuentra embarazada y convive en prisión con su hijo de veinte meses, le fueron otorgados tres días para que abandonara su fe. Sin embargo, durante la sesión de este jueves, el juez Abbas al Jalifa le preguntaba a Ibrahim si volvería al islam. «Soy cristiana» fue respuesta. De igual modo, la mujer sudanesa ha sido acusada de adulterio por casarse con un hombre cristiano.

«El hecho de que una mujer pueda ser condenada a muerte por su opción religiosa y a la flagelación por estar casada con un hombre de una religión supuestamente diferente es abominable», asegura Manar Idriss, analista de Amnistía Internacional para Sudán.

Para Idriss, «adulterio» y «apostasía» son actos que no deben ser considerados delitos en absoluto y que mucho menos cumplen con el estándar internacional de los «delitos más graves» en relación con la pena de muerte.

«Es una violación flagrante del derecho internacional de los derechos humanos», añade.

No es un caso aislado. En 2012, dos mujeres acusadas de adulterio eran condenadas a muerte por lapidación. Sin embargo, tras una masiva protesta internacional, la sentencia fue anulada. Un caso similar al de la periodista sudanesa Lubna Hussein. El 3 de julio de 2009, esta joven era condenada junto a otras doce compañeras a una pena de 40 latigazos. ¿Su delito? Vestir pantalones en un lugar público. «Cuando ocurrió no me lo podía creer. Pensaba que era una broma de mal gusto. Estaba tranquilamente con unas amigas en una restaurante de la capital, Jartum, cuando varios policías nos abordaron bajo la acusación de vestir ropa indecente».

LA COMUNIDAD INTERNACIONAL NO PUEDE PERMANECER EN SILENCIO Y SIN HACER NADA... HACE POCO MÁS DE 200 NIÑAS SECUESTRADAS POR SER TAMBIÉN CRISTIANAS Y OBLIGADAS A CONVERTIRSE AL ISLÁM... AHORA ESTA MADRE EMBARAZADA...

¿HASTA CUANDO SUCEDERÁN HECHOS ASÍ ESTANDO COMO ESTAMOS EN EL SIGLO XXI?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.