ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

domingo, 16 de noviembre de 2014

FUNERAL POR EVANGELINO FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, "EL RUBIO" DE ÍLLORA


Como cada vez que a tu puerta 
Él llegaba, 
cargado con la cruz a cuestas, 
abriendo sus brazos en la cruz 
para a todos abrazarnos.

Lo mismo que cuando Ella 
entre lágrimas, 
recibía el consuelo de tu mirada, 
de tu emoción y de tu garganta…

Hoy Evangelino, 
lo mismo has vuelto a conseguir, 
que todo este pueblo 
se quede en silencio, 
esperando que tu voz, 
vuelva a romper en nuestro pecho, 
ese sentimiento y esa fe, 
que sólo Tú eras capaz de transmitir.

Tanto te ha querido Dios,
que estaba deseando 
que tú subieras al cielo, 
a cantarle las seguidillas de la vida, 
del amor, que salían del corazón 
de un gitano, bueno entre los buenos, capaz de emocionar al mismo Dios.

Ese viaje que te ha llevado, 
a tierras cercanas a tus nietos, 
ha querido Dios que fuera, 
el sendero que a ti te llevara al cielo.

Y agarrado a tu cayado, 
con el sombrero de la honradez, 
de la verdad y de la fe…
en silencio, sin hacer ruido, 
comenzaste a caminar, 
hacia dónde Dios espera, 
a todos los gitanos y payos buenos.

Tú que nunca dejaste de cantar,
al Dios de la vida,
a Él le pedimos todos unidos,
que la luz de la resurrección,
llene ahora tu nueva vida.

Y a Angustias, 
y a todos tu hijos y nietos, 
que el Señor les llene de la confianza, que nunca faltó en tu corazón, sabiendo que Dios estaba contigo.

La guitarra que entre lágrimas
lloró el sábado tu partida,
ya suena a alegrías,
porque te ha visto en el cielo,
cantándole al oído,
como le canta un padre a un hijo,
una nana por tu mujer,
y por todos tus hijos,
a ese Dios, Padre del cielo,
Padre de todos,
que escuchándote te ha dicho
que te va a conceder todo
lo que tú le pidas,
porque no hay ángeles en el cielo,
que canten y recen,
como tú lo haces, Evangelino.

Descansa entre los brazos de Dios, nuestro amigo, 
descansa que tu camino 
bien lo has recorrido,
y no dejes de cantarle al Señor 
por nosotros, 
que aún seguimos de lucha 
por nuestro camino, 
que seguro que a ti te escucha, 
pues has sido un gitano, 
que nos ha acercado siempre 
a lo más divino.


Descansa, para siempre, 
amigo Evangelino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.