ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

domingo, 23 de noviembre de 2014

UNÁMONOS EN LA ORACIÓN


Nuestra Diócesis vive momentos muy difíciles, momentos dolorosos, momentos que a todos nos deben de hacer reflexionar, sobre el testimonio que damos de nuestra propia fe, y sobre la actitud que como cristianos, debemos tomar, ante situaciones que se están investigando, y que necesitan ser esclarecidas.

Hoy fiesta de Cristo Rey, al contemplar a Jesús, como ese Buen Pastor, capaz de dar la vida por sus ovejas, por salvar a sus ovejas...nos hace caernos de nuestros propios pedestales, de esos en los que nos subimos con facilidad, y que tienen que ver muy poco, con la autenticidad de la fe cristiana... pues todo un Dios, Rey del Universo, se nos ofrece bajo la imagen del Buen Pastor, siempre a nuestro lado, conociéndonos personalmente, siendo el hombro sobre el que nos sentimos protegidos y guiados, en el que encontramos la verdadera paz.

"Al árbol caído...todos le quieren sacar leña"...

Dolorosísima es la situación que se ha denunciado. Dolorosísima para quién puede haberla sufrido, y para quién puede haberla realizado, al comprobar ahora su error.

Dolorosísima para quién lleva sobre sus hombros, la marcha de toda una diócesis, y no cualquier diócesis, sino la Diócesis de Granada.

Dolorosísima para todos los sacerdotes, que cada uno con sus propias limitaciones, debilidades y pecados, dan el ciento por uno, por sus parroquias, por sus feligreses, por el anuncio del Evangelio.

Dolorísima para todos los creyentes, que vemos como aprovechando estas circunstancias, que de ser ciertas, son algo monstruoso, una vez más, el ataque a las instituciones eclesiales, y la idea de que todo ha sido encubierto por todos, quiere instalarse en la opinión pública interesadamente por muchos.

Y como creyentes, no podemos sumarnos a la turba sin pensar, y hacernos eco de todo lo que con tanta ligereza hablan, como creyentes, debiéramos centrarnos en Jesús, en ese Buen Pastor, Rey de nuestras vidas, confiando plenamente en Él...que es el camino, la vida y la verdad... y todo el que es de la verdad está con Él.

Y esa confianza, debemos alimentarla con la oración. 

Oremos por nuestra Diócesis, oremos por nuestro Arzobispo, D. Javier, por todos los sacerdotes, oremos e imploremos del Espíritu, que ilumine y haga brotar la verdad.

La Iglesia de Granada necesita de nuestra oración. Nuestro Arzobispo nos necesita ahora unidos a él en la oración. Cada sacerdote de nuestra Diócesis, necesita más que nunca de nuestra oración al igual que quiénes puedan haber padecido o cometido estos hechos, supuestos por el momento, y que están siendo investigados.

El Papa Francisco nos ha dado ejemplo, adelantándose a cualquier hecho, pidiendo perdón, nuestro Arzobispo esta mañana en la Catedral granadina, se ha postrado ante Dios, al igual que en la Liturgia de los Santos Oficios del Viernes Santo, pidiendo su perdón, por no saber responder todos, a la gracia, al amor, a los dones que Dios nos da, por no saber transparentarlo a Él, en medio de nuestro ambiente.

Nosotros, deberíamos unirnos a esta actitud del Papa y de nuestro Arzobispo, con la oración.

¡Señor, ilumínanos...guíanos, redímenos...haz Señor nuevas todas las cosas, inúndanos de tu amor, de tu verdad, de tu perdón, de tu paz!

Y mientras llega el día, en que todo quede esclarecido...oremos, oremos...oremos.

Nuestra Iglesia de Granada, necesita de nuestra oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.