ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

viernes, 31 de octubre de 2014

UN DÍA DE ESOS QUE QUEDAN GRABADOS EN TU RECUERDO PARA SIEMPRE.


Con esta panorámica de Granada, desde el mirador de San Cristóbal, comenzábamos el pasado 18 de Octubre, Sábado, de la mano de nuestro Párroco, D. José Luis, un paseo por el albaicin, y por el centro de Granada, quedando gratamente sorprendidos, por todo lo que pudimos contemplar, de conventos y monasterios de Granada.

Acompañados de Rafael, nuestro guía local, echamos un día inolvidable, que nos dejó tan buen sabor de boca, que estamos dispuestos a seguir descubriendo, tanto bueno, como hay en este rico tesoro, que es Granada.






Penetrando por calles encantadoras del Albaicin, llegamos al Convento de la Concepción, dónde nos esperaba nuestra primera sorpresa: un convento que por fuera tampoco parece tanto, y la gran riqueza patrimonial que encierra dentro de sus estancias. Algo admirable, y digno de ser visitado por todos.


Allí también vivimos, sorpresas muy emotivas...como el reencuentro de nuestro Párroco, D. José Luis, con Sor Encarnación. Sor Encarnación, fué llevada al convento, por el mismo sacerdote, que a él, lo llevó al seminario. Siendo joven D. José Luis, acudió al convento con otros jóvenes y su Párroco, para echar una mano en el huerto del convento, y ayudar así a las monjas. Pues a pesar de tanto tiempo como había pasado, Sor Encarnación, le reconoció enseguida, y recordando ambos a D. Juan Medina Barea, la emoción no tardó en brotar...fueron unos instantes únicos.




La Superiora del Convento, familia de María Agea, se alegró mucho de ver a sus familiares, y a la gente de Íllora, ya que ella, de Tocón, tiene en su mente, muchos recuerdos y momentos vividos en Íllora.


Y tuvimos el placer de conocer y de que fuera nuestra guía dentro del convento, a Sor Josefa, una monja cañón, puro nervio, que con una ternura y una espiritualidad muy grandes, nos transmitió como nadie, la fe que intentan transmitir cada obra, cada cuadro, cada espacio del convento.


Del Convento de la Concepción, nos encaminamos al Monasterio de San Jerónimo.
























Rafael nos mostró zonas, que no entran normalmente en las visitas guiadas, con una visión nueva de la Iglesia, como es, la vista desde el coro.





























Y con esta visita, nos llegó la hora de comer...así que fuimos poco a poco, hacia Casa Braulio, y allí degustamos un menú, que a todos nos supo a gloria bendita.

Relajados ya, después de la comida, y con el gusto a café en la boca...paseamos por el centro de Granada, en dirección a la Iglesia de Santo Domingo, dónde nos esperaría otra de las grandes sorpresas del día.


Si el interior del Templo es ya de por sí, digno de ver...además de albergar a los Titulares de las más importantes Cofradías del Realejo...lo que no cabe duda, es que el Camarín de la Virgen del Rosario de Plata Coronada....es una de las grandes maravillas, que debiéramos de ver todos, por su singularidad y belleza.















































































Después de visitar el Claustro de Santo Domingo, tuvimos tiempo libre, para pasear, tomar algo, visitar lo que quisiéramos hasta la hora de volver a nuestro pueblo.


Fue un día muy completo, que nos encantó a todos, y que ya estamos deseando repetir...pues cada vez que nuestro Párroco, nos invita a un nuevo itinerario...siempre consigue sorprendernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.