ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

lunes, 30 de junio de 2014

JOEY LOMANGINO
(GRAN APÓSTOL DE GARABANDAL)
FALLECIÓ EL 18 DE JUNIO, DÍA DEL ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES DE GARABANDAL
EL DÍA DE AYER, 18 DE JUNIO DE 2014, 53 AÑOS DESPUÉS DE LA PRIMERA APARICIÓN DE SAN MIGUÉL ARCÁNGEL EN GARABANDAL, NO FUE UN ANIVERSARIO COMO CUALQUIER OTRO PARA JOEY. FUE QUIZÁS EL REENCUENTRO MAS ESPERADO CON AQUELLA A QUIEN TANTO AMO Y SIRVIÓ CUMPLIENDO INCANSABLEMENTE LA VOLUNTAD DE DIOS EN DAR A CONOCER LOS MENSAJES Y LA MARAVILLOSA HISTORIA QUE LA MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA VINO A TRAERNOS A ESE PUEBLO BENDITO.
 FUE ANIMADO POR EL PADRE PÍO A VISITAR EL PUEBLO DE GARABANDAL DURANTE LAS APARICIONES, ARGUMENTANDO QUE ALLI ESTABA LA VIRGEN.
 JOEY FUE UN INCANSABLE TRABAJADOR DE NUESTRA SEÑORA DEL MONTE CARMELO.
 LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA LE HABÍA CONFIRMADO, A TRAVÉS DE CONCHITA, QUE ERA A ELLA A QUIEN HABÍA OÍDO EN UNA LOCUCIÓN.  Y QUE SERÍA AGRACIADO CON UNOS “OJOS NUEVOS”, SEGURAMENTE CON LOS “OJOS DE LA ETERNIDAD” , COMO AFIRMABA EL MISMO JOEY.  
NOTAVER CARTA DE CONCHITA Y ENTREVISTA A LA MADRE NIEVEShttp://www.virgendegarabandal.com/joeylomangino.htm
 TODO LO DE GARABANDAL DESAFÍA PERMANENTEMENTE LO HUMANO, EL MODO EN QUE SOLEMOS ENTENDER E INTERPRETAR LAS PROFECÍAS, INCLUYENDO FECHAS.
 LA “SOCIEDAD” DEL PADRE PÍO Y JOEY LOMANGINO, HA DADO LA VUELTA AL MUNDO:
 MILLONES DE PERSONAS DE DISTINTOS CONTINENTES Y PAÍSES SE HAN VISTO AGRACIADOS POR LA DIFUSIÓN EMPRENDIDA POR JOEY DESDE EL CENTRO DE GARABANDAL DE NEW YORK.
EL PADRE PÍO ES COMO NUESTRO PADRINO, AQUEL QUE ACOMPAÑA ESTA MISIÓN QUE NO ES NUESTRA, SINO DE LA MISMA MADRE DEL CIELO, LA EXCLAVA DEL SEÑOR, QUE NOS SIGUE ACOMPAÑANDO Y VISITANDO, LA ELEGIDA POR DIOS PARA ESTOS TIEMPOS: LA MUJER VESTIDA DE SOL CON SU DIVINO HIJO.
 QUERIDO JOEY, TODOS LOS MISIONEROS DEL MONTE CARMELO EN SU APARICIÓN EN GARABANDAL TE ESTAREMOS SIEMPRE MUY AGRADECIDOS. ERES COMO NUESTRO HERMANO MAYOR Y DESDE AHORA NOS SEGUIRAS ACOMPAÑANDO Y AYUDANDO DESDE EL CIELO. 
MANTENEMOS LA MISMA ILUSIÓN DE VOLVER A REENCONTRARNOS CONTIGO, EL DÍA DEL GRAN MILAGRO, YA CON TUS OJOS NUEVOS QUE TANTO DESEABAS.
 LA MISIÓN CONTINÚA. VIENEN TIEMPOS DONDE CADA TRABAJADOR DE NUESTRA SEÑORA TENDRÁ MAYORES TRABAJOS PARA DAR A CONOCER LOS MENSAJES Y LAS GRACIAS QUE EL CIELO NOS REGALA POR OBRA DE AMOR Y MISERICORDIA DIVINA.
CUANTAS GRACIAS NOS HA CONSEGUIDO LA MADRE DEL CIELO!
Y CUANTAS SORPRESAS NOS TIENE PREPARADO DIOS. 
 ELLOS NECESITAN AHORA, COMO JOEY BIEN LO DIFUNDÍA GENEROSAMENTE A TODOS, DE SACRIFICIOS Y PENITENCIAS. QUE NO DEJEMOS SOLO AL AMOR DE LOS AMORES Y LO VAYAMOS A VISITAR CON FRECUENCIA. QUE NOS ENMENDEMOS Y PIDAMOS PERDÓN A DIOS POR NUESTRAS FALTAS. QUE PENSEMOS MUCHO EN LA PASIÓN DE JESÚS Y QUE TRATEMOS CON LA MAYOR REVERENCIA AJESÚS VIVO Y PRESENTE EN LA SAGRADA EUCARISTÍA.
GRACIAS POR TODO QUERIDO JOEY!
QUE DIOS TE TENGA EN SU SANTA GLORIA!
COMUNICADO OFICIAL DEL CENTRO DE GARABANDAL DE NEW YORK QUE PRECIDÍA JOEY LOMANGINO:
June 19, 2014

Dear Friends,

The Workers of Our Lady of Mount Carmel de Garabandal Inc. advise of the passing of our founder, Joey Lomangino, who died of a heart attack in his home at 10:30AM Wednesday, June 18. Joey died peacefully in the presence of his family. 

This organization remains committed to the work and legacy of Joey Lomangino and will maintain our website -www.garabandal.us- and YouTube channel without alteration.

All communication from the Workers of Our Lady of Mount Carmel in New York originates from our official email address -workers@garabandal.us

Please keep the Lomangino family in your prayers at this time.

In Union of Prayer,

The Workers of Our Lady of Mount Carmel
LindenhurstNY USA
 P.O. Box 606, Lindenhurst, NY 11757-0606

REFLEXIÓN Y ACLARACIÓN DEL PADRE JUSTO A. LOFEUDO (AMIGO DE LA VIDENTE CONCHITA) REFERENTE AL FALLECIMIENTO DEL APÓSTOL DE GARABANDAL JOEY LOMANGINO:
Con la muerte de Joey Lomangino se ha desatado una serie de cuestionamientos acerca de Garabandal. Muchos esperaban que se cumpliese lo que se había dicho, que Joey recuperaría la vista el día del milagro y entre ellos están los que ahora dudan o podrían incluso dejar de creer en la veracidad de lo acontecido en Garabandal[1], y se equivocan.
Dejarán de creer sobre todo aquellos que estaban pendientes de cálculos sobre el Aviso y el Milagro anunciados.
Seguirán creyendo, en cambio e incluso con más fuerza, quienes juzgan auténticas las apariciones en virtud de los mensajes. Puesto que aunque ningún fenómeno extraordinario hubiera ocurrido en aquella aldea cántabra (cosa que no fue así ya que hubo profusión de hechos sobrenaturales) bastan esos dos mensajes puestos al inicio y al final de las apariciones, hace 50 años atrás, para creer que no podían ser inventados. Inventados ni siquiera por sacerdotes, cuánto menos por aquellas niñas que todo ignoraban sobre lo que se estaba gestando en el seno de la Iglesia y que ahora se está ya viendo.
Lo importante no es adivinar fechas sino vivir los mensajes. Y esto es lo que a Joey Lomangino le importaba. Él no especulaba con fechas ni nunca preguntó a Conchita acerca del milagro que, se decía, debería beneficiarlo. No le preocupaba eso, no. Lo que casi nadie sabe es que Joey había ofrecido sus ojos a Dios por Garabandal. Su mayor anhelo era vivir los mensajes y difundirlos para que todos lo viviesen y más nada.
Hay algo que en estos momentos deberíamos todos tener muy en cuenta: el mensaje que Conchita da a Lomangino era privado y no para hacerse público ni mucho menos para que la gente lo tomase como referencia para sus cálculos, como de hecho se hizo, sobre cuánto faltaba para que los acontecimientos anunciados se verificasen. La prueba que el mensaje de la Virgen a Joey sobre los “nuevos ojos” no debería afectar a nadie es que no afectó a su destinatario, porque Joey Lomangino siguió con su apostolado mientras las fuerzas le asistieron. Sólo él pudo entender aquello de los “nuevos ojos”, ojos nuevos de la mirada de fe, de alegría (siempre mantuvo su óptimo humor), de esa mirada que supera la cruz y no sólo la hace soportable sino querible porque en ella se descubre el poder de salvación cuando es unida a la cruz de Cristo[2]. Esa mirada de fe que hizo en su caso del sufrimiento oblación, oferta a Dios por lo que más amaba: que la Virgen Santísima fuese escuchada y seguida en todo lo que dijo en Garabandal. 
Además, se había dicho que al final muchos dejarían de creer en Garabandal. Algo habría de ocurrir que provocaría ese descreimiento. Más de una pueden ser las causantes: el transcurso del tiempo que hace perder la tensión original y el entusiasmo y, para los que esperan ansiosamente el Aviso, el que tarde tanto en venir; durísimas pruebas en el porvenir; desconcierto y confusión y también algo que se haya asegurado iría a ocurrir y luego no se cumple. En esta última categoría caería para algunos el fallecimiento de Lomangino, que muere ciego. Sin embargo, paradojalmente, esta muerte para otros que ahonden en los signos justamente sería indicio de la cercanía del final, porque se dijo “al final muchos dejarían de creer”[3].
Signos los hay y ahora más que nunca, para quienes quieran verlos. Signo es la misma muerte del apóstol de Garabandal que ha originado este artículo, porque ¿qué mayor signo puede ahora el Cielo mostrarnos en relación a Joey Lomangino que el de la fecha de su partida? ¡Nada menos que el 18 de junio, aniversario de la primera aparición del Arcángel San Miguel en San Sebastián de Garabandal y del segundo mensaje del 65!
Resulta claro, de una claridad meridiana, que hay que dejar de pensar en cuándo será el Aviso, que ciertamente vendrá como acto de la misericordia divina, o cuál la fecha del Milagro, que también vendrá porque la Santísima Virgen lo dijo. Démonos en cambio por avisados y permanezcamos alerta que lo urgente es convertirse el día de hoy -porque de este hoy, de lo que hagamos o dejemos de hacer, depende nuestra eternidad- y no imaginar cómo será el mañana. “Así que no os preocupéis del mañana, el mañana se preocupará de sí mismo. A cada día le basta su pena” (Mt 6,34).
En definitiva, esta es una prueba de fe más acerca de Garabandal, una suerte de divisora de aguas. De ella debemos sacar la conclusión correcta, que es – como se ha dicho- la de hacer caso omiso a cálculos, dimes y diretes de supuestos expertos y sólo ocuparnos seriamente en vivir los mensajes. Mensajes sencillos y directos de una Madre que no quiere ver a sus hijos condenados.
¿Has seguido a Garabandal? ¿Te preocupa que Joey Lomangino haya muerto ciego? Haz todo lo que la Madre de Dios vino a pedirnos: o sea hacer una buena vida según el criterio de Dios no el nuestro; visitar frecuentemente el Santísimo Sacramento; hacer sacrificios y penitencias. ¿Lo hacemos? ¿Nos preocupamos de nuestra conversión de cada día? ¿Visitamos, adoramos al Santísimo con frecuencia, quizás semanalmente o diariamente? ¿Ayunamos, nos privamos de algo por Dios?
En el núcleo de los mensajes y hechos de Garabandal está la Eucaristía. Es la Eucaristía a la que debemos honrar y guardar la máxima devoción y respeto porque es la misma Persona de Cristo. Darle la importancia a la que nos llama la Virgen significa que debe estar en el centro de nuestra vida espiritual y ser celebrada y participada con dignidad y unción.
Los mensajes son una unidad en la que todo tiene que ver con todo. Así, la devoción y el respeto a la Eucaristía exige también la purificación del corazón, la reconciliación con Dios que supone también la reconciliación con el hermano, a quien se le ha perdonado las ofensas o reparado el mal contra él cometido. Es de un corazón así que la oración es escuchada y que es posible meditar con frutos la Pasión del Señor, a la que nos exhorta al final la Santísima Virgen. Meditarla también nos llevará a abandonarnos en Él, sin temor ni especulación alguna.  
P. Justo Antonio Lofeudo
En la festividad solemne del Corpus Christi

[1] Algunos dicen que confrontando el mensaje dado a Joey con el no cumplimiento, cabe la posibilidad que la Virgen hubiera jugado con las palabras al decirle a Lomangino, por medio de Conchita, que tendría “nuevos ojos” el día del milagro, o bien que Conchita no transmitió el mensaje con exactitud. Lo primero lo descartan de plano porque no se concibe que la Virgen no hable claro, que lo haga crípticamente. Sin embargo, a esa objeción se puede responder que también el Señor hablaba en un sentido diverso a lo que comúnmente se podía entender y los ejemplos abundan en todo el Evangelio. Bastaría imaginar el relato del cap. 6 de san Juan, cuando en la sinagoga de Cafarnaún dice que quien no coma de su carne no tendrá la vida eterna o que para permanecer en él es necesario comer su carne y beber su sangre; o bien cuando le dice a la samaritana, luego de pedirle de beber, que él tiene un agua que le quitará no sólo la sed sino que la transformará en fuente que brota para vida eterna, o cuando a Nicodemo le habla de nacer de nuevo, y así tantísimos más ejemplos. El sentido figurado, si es tal, que lleva a un entendimiento más profundo debe descubrirlo el destinatario del mensaje, en este caso Joey, quien, podríamos imaginar, lo habría entendido en el sentido literal en un primer momento y luego en el profundo, tanto como para llegar a ofrecer sus ojos. También cabe la segunda posibilidad , es decir que el instrumento haya cambiado algo por una mala comprensión y puesto alguna palabra de más o de menos que modificare el significado. Por eso, de hecho en todas las apariciones se debe discernir qué viene del cielo y qué del propio instrumento, pero de ningún modo una mala interpretación invalida la autenticidad de lo acontecido. 
 [2] Y no podía ser de otro modo en el apóstol de Garabandal que siguiendo el pedido de la Santísima Virgen meditaba la Pasión del Señor y veía en ella la fuente del amor que salva.
[3] Algo parecido ha ocurrido con el tema de los Papas: después de Juan XXIII quedarían sólo tres Papas hasta el final de los tiempos. De acuerdo a esa profecía dicha a Conchita por la Virgen, se cuente o no se cuente el breve pontificado de Juan Pablo I, ya se está en el final de los tiempos. Es decir que se están viviendo y se vivirán acontecimientos extraordinariamente críticos para la Iglesia y para el mundo.
A.M.G.D   y la   B.V.M

El Padre Lucio Rodrigo Llanos S.J. que fue rector emérito de la Universidad Pontificia de Comillas, en un cuaderno de anotaciones escribió que la Virgen dijo a Conchita que un Papa visitaría Tierra Santa, que un Papa visitaría Fátima y que un Papa visitaría Garabandal. Ya se han cumplido Tierra Santa y Fátima y a su hora también será Garabandal.
El Padre Rodrigo dijo que recibió una prueba personal inequívoca de la autenticidad de las Apariciones de la Virgen María en Garabandal.
D. Valentín Marichalar que fue párroco de Cosío y Garabandal durante las Apariciones dijo que él no creía al principio pero que después creyó en las Apariciones porque recibió una prueba personal e inequívoca que él mismo había pedido a la Santísima Virgen María.
Monseñor Joao Pereira Venancio que fue Obispo de Leiría-Fátima dijo que “el Mensaje dado por la Santísima Virgen Maríaen Garabandal es el mismo que antes dio en Fátima, adaptado a nuestro tiempo. La Bendita Virgen no pudo decir en Fátima en 1917 sobre la crisis del sacerdocio y la crisis doctrinal, especialmente la Eucaristía, porque no existían tales crisis en ese entonces, por ello lo dijo luego claramente en Garabandal”.
Dice Monseñor Venancio “Es Garabandal extraordinario en sus perfiles proféticos, porque es la primera vez que un Milagro coincidirá con un gran evento en la Iglesia, lo cual tendrá como consecuencia que el carácter profético de Garabandal sea inmenso”.
D. Juan Antonio del Val que fue Obispo de Santander desde diciembre de 1971 durante veinte años, fue testigo personal y miembro de la Comisión investigadora de los sucesos de Garabandal. Monseñor del Val dijo en 1988 ante las cámaras de la televisión cántabra: “Estoy abierto a toda información, a toda consideración sobre Garabandal, y en este sentido quiero continuar; lo que he hecho ahora es autorizar a los Sacerdotes para que suban a Garabandal y celebren allí la Eucaristía, anteriormente prohibido por las notas que dieron mis antecesores”.
D. Juan Antonio del Val promovió un estudio para que se examinaran con mayor profundidad los sucesos de Garabandal. Este estudio fue enviado a la Congregación para la doctrina de la Fe.
El 30 de Mayo de 1983 el Doctor Luis Morales Noriega, señalado por el Obispo Administrador Apostólico D. Doroteo Fernández como médico principal en la Comisión investigadora de las Apariciones, se retractó de su anterior opinión negativa y  reconoció la autenticidad de las Apariciones de la Virgen Maríaen Garabandal durante una conferencia que dio en el Ateneo de Santander con una gran afluencia de público y con permiso del Obispo de Santander.
Anteriormente el Dr. Morales había vivido en el hospital de Valdecilla en Santander unos sucesos que le conmovieron profundamente: la enfermedad de su esposa de un cáncer en que, después de muchos dolores, durante el último mes de vida recuperó la paz interior por medio de un Crucifijo besado por la Santísima Virgen en Garabandal, recibió los Santos Sacramentos y murió con una gran paz.
Este crucifijo había sido entregado por la Sra. María Herrero a D. Antonio Francisco Bonín Cavero que también estaba enfermo de un cáncer terminal al mismo tiempo que la esposa del Dr. Morales. Cuando todo ya estaba en un proceso terminal para Antonio, el médico que hacía las últimas pruebas exclamó “lo que está sucediendo a Antonio es un milagro”. En efecto, Antonio fue  curado milagrosamente y poco después ya estaba de vuelta en su casa. Ambos sucesos conmovieron profundamente al Dr. Morales, que fue testigo de ellos. Una vez mas se cumplían las palabras de la Virgen: por los besos que he dado “Mi Hijo, hará prodigios”.

El Cardenal Ottaviani pro-prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en tiempos de las Apariciones, dijo a la vidente Jacinta González que el creía en las Apariciones de Garabandal pero que había que tener mucha paciencia y rezar mucho.
De la misma Congregación, monseñor Philippi declaró que “el hecho de que el Padre Pío, reconocido por su virtud, sabiduría y adhesión a la Santa Sede, apruebe estas Apariciones y aliente a las cuatro videntes a propagar el Mensaje de la Santísima Virgen, es una gran prueba de la veracidad de las Apariciones de la Virgen María en Garabandal”.

El Santo Sacerdote estigmatizado Padre Pío de Pietrelcina escribió en 1962 una carta a las niñas videntes de Garabandal donde les dice:
Queridas Niñas:
A las nueve de esta mañana la Santa Virgen María me ha hablado de vosotras, queridas niñas, de vuestras visiones y me ha dicho:
“Benditas niñas de San Sebastián de Garabandal yo os prometo que estaré con vosotras hasta el fin de vuestra vida y vosotras estaréis conmigo hasta el fin del mundo y luego en el gozo del paraíso”.Una sola es la recomendación:  Rezad y haced rezar, porque el mundo está en el camino de la perdición. No creen en vosotras ni en vuestros coloquios con la blanca Señora pero creerán cuando sea demasiado tarde.


El Papa Juan Pablo II pidió a su secretario personal, Monseñor Stanislaw Dziwisz, de escribir a D. Albrecht Weber, autor del libro alemán sobre Garabandal, donde le dice "Que Dios te recompense por todo. Especialmente por el profundo amor con que estás dando a conocer los sucesos relacionados con Garabandal. Que el Mensaje de la Madre de Dios sea acogido en los corazones antes de que sea demasiado tarde. Como expresión de gozo  y gratitud el Santo Padre te da su Bendición Apostólica."  El Papa Juan Pablo II añadió un saludo personal con su letra y firma.

La referencia a "que el Mensaje de la Madre de Dios sea acogido en los corazones antes de que sea demasiado tarde"se debe a los tiempos difíciles que vienen para la Iglesia y el Mundo que darán lugar al Aviso, por lo que hemos de tratar de evitarlos o aminorarlos cumpliendo el Mensaje.
Del mismo modo que todo lo que dijo la Virgen en aquellas fechas se cumplió, todo lo que dijo para nuestro tiempo se cumplirá, gentes de todo el mundo suben a Garabandal, tantas curaciones y milagros tanto en los cuerpos como en las almas señalan a estos hechos como obra de SOLO DIOS.
Es de suma importancia conocer de primera mano los hechos y nunca jamás mezclar estos hechos con maravillosísimos, poderes preternaturales, videncias, y tantos otros que continuamente oímos o vemos por radio o televisión. Garabandal está muy por lo alto de todo otro suceso conocido.

Como dijo Benjamín Gómez, después de salir de su lecho de muerte, la Virgen lo curó al instante y se le apareció a los pies de su cama, no sabia explicar las maravillas que sintió y dijo "el Cielo y la tierra nada, nada, tienen que ver lo uno con lo otro", refiriéndose a que con ninguna cosa humana o imaginable podía explicar lo que vivió. Se convirtió, vivió en Gracia de Dios, dio a conocer a muchos las Apariciones y años después la Virgen se lo llevó al Cielo.

Los mensajes que nos dio la Virgen por medio de las niñas videntes son claros y sencillos, lo que aquellas almas sencillas y humildes debían saber, y por ellas el mundo entero.
Lo más importante de estas Apariciones es cumplir y dar a conocer al mundo los mensajes que la Virgen María dio para que el Mundo entero se convierta. La Virgen dijo a Conchita:"No te preocupes, mi Hijo hará todo", porque todo lo que viene no es obra humana sino de Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.