ADÓRALE A ÉL...

NUESTRA MADRE DEL CARMEN DE ÍLLORA

RECIBE EN TU HOGAR A LA SEÑORA, ESTOY SEGURO, QUE UNA VEZ RECIBIDA, ESTARÁS DESEANDO DE VOLVER A TENER SU VISITA... NO LO DUDES

CONECTADOS CON LOURDES

CONECTADOS EN DIRECTO CON FÁTIMA

viernes, 10 de octubre de 2014

ORDENACIÓN DIACONAL

Cuatro jóvenes recibirán el domingo la ordenación diaconal

De izq. a der., Freddie, Luis Miguel, Jorge Ernesto y Carlos Mario, ante la S.I. Catedral.De izq. a der., Freddie, Luis Miguel, Jorge Ernesto y Carlos Mario, ante la S.I. Catedral.
En la S.I. Catedral a las 12:30 horas, de manos del Arzobispo, Mons. Javier Martínez.
El domingo 12 de octubre, festividad de la Virgen del Pilar, la S. I. Catedral acogerá la ordenación diaconal de cuatro seminaristas de los Seminarios Diocesanos de Granada, el Mayor "San Cecilio" y el Redemptoris Mater "Virgen de las Angustias y San Miguel", de manos del Arzobispo Mons. Javier Martínez.
La ordenación diaconal es un paso muy importante de cara a la ordenación sacerdotal, un tiempo para ellos de preparación y de servicio a la Iglesia y al Pueblo de Dios. Por parte del Seminario Mayor "San Cecilio" es Luis Miguel Sánchez Muñoz quien se ordena como diácono. Tiene 26 años, es de Granada y su vocación surgió en la parroquia de San Juan de Ávila. Del Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater son tres los jóvenes que van a recibir la ordenación y vienen de distintos países, dada la vocación misionera que tiene este seminario, para servir a la Archidiócesis y a la Iglesia Universal. Su vocación surge del Camino Neocatecumenal y de vivir la fe cada uno en una comunidad dentro de sus parroquias. Son Freddie Banua Enopia, que procede de Filipinas y tiene 38 años; Jorge Ernesto Núñez Guerrero, con 29 años y natural de Perú; y Carlos Mario Villalobos Sosa, que viene desde Costa Rica y tiene 28 años. Todos ellos han hecho el proceso de formación en Granada.
Toda la Iglesia de Granada está invitada a participar en este gran acontecimiento de la ordenación diaconal de éstos jóvenes, que lleva como lema "Servidores de vuestra alegría (cf. 2 Cor 1, 24)".

UNA AVENTURA COMPLETA

"El diaconado es para mí recibir lo que el Señor tiene pensado para mí, es acoger con mis manos la voluntad de Dios y para eso he venido aquí desde Filipinas, para hacer la voluntad de Dios, porque hacer la voluntad de Dios es lo que me da la alegría y la felicidad" , señala Freddie Banua. Asimismo, explica que "antes de entrar en el seminario yo había acabado mi carrera de gestión de empresas, estaba trabajando y ganando dinero" y dice que "ahora yo puedo decir que estoy contento". También Jorge Ernesto Núñez muestra su alegría ante la ordenación del domingo, y expresa que ha sido todo gracias a encontrarse con el Señor: "Es la plenitud de la vida, porque si no me hubiera encontrado con Dios yo no sé donde estaría, tal vez ni si quiera en la Iglesia, con muchos follones en la vida, como todo joven, habría hecho de mi vida un desastre. Pero haberme encontrado con Dios ha significado toda una aventura. Yo nuca había pensado estar en Granada, ni en España, ni entrar en el seminario. Ha sido toda una aventura completa", señala el seminarista.
Por su parte, el granadino Luis Miguel Sánchez habla sobre su vida y el gran regalo que ha sido para el este camino hasta el sacerdocio: "Yo no tenía pensado ser sacerdote, no entraba en mis planes. Cuando acabé el bachillerato empecé una carrera y de repente el Señor me tiró, como tiró a San Pablo del caballo, me atrapó. Vi que en la carrera era feliz, que tenía buenos amigos, incluso tenía una novia, pero el Señor me presentaba el camino de una vida sacerdotal, había conocido a algunos compañeros del seminario y, la verdad, por muy feliz que estuviera siendo en ese momento en la vida nunca lo iba a ser tanto como siendo sacerdote".
Para Carlos Mario Villalobos, la vocación al sacerdocio ha sido un camino de maduración en la Iglesia: "Yo estaba estudiando, en el segundo año de enfermería y pensaba yo que estaba muy bien con mi carrera, también con una chica, y llegó un momento en mi historia que vi que todo eran vanas ilusiones, que me esforzaba mucho en todo y siempre terminaba cansado y las cosas no tenían sentido. Y fue en la Iglesia, porque yo estaba alejado de la Iglesia, volví por un amigo, y poco a poco el Señor fue madurando la vocación", explica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, utiliza un lenguaje que no sea ofensivo para nadie. Gracias.